Implantacion de vehiculos electricos y avanzados

por Narcis Teixido 

 Coche eléctrico.

 

Estudio IVEA: Implantación de vehículos eléctricos y avanzados

Ahora hace un año, diversas entidades públicas y privadas relacionadas directamente con la movilidad eléctrica acordaron impulsar el proyecto IVEA, orientado a valorar la viabilidad, la oportunidad empresarial y las políticas de promoción de

Punto de recarga.

los vehículos eléctricos e híbridos. Este trabajo, llevado a cabo por el Instituto Cerdá durante el último año, identifica 4 factores que influyen en la velocidad de introducción del vehículo eléctrico en:

1. La adaptación de las prestaciones del vehículo a los patrones de movilidad:

Se ha analizado el encaje entre las prestaciones de los vehículos (a nivel de autonomía y tiempo necesario para la recarga) y los hábitos de movilidad de 29 perfiles de usuarios potenciales, y para diferentes tipos de vehículos, contrastando los resultados con 31 experiencias del proyecto LIVE. Los resultados indican que:

- En un 83% de los perfiles analizados, en lo que refiere a autonomía, es viable introducir vehículos más sostenibles (en un 57% la autonomía del eléctrico puro es suficiente, para el resto sería necesario el híbrido).

- En el 17% restante la tecnología no se encuentra desarrollada. Se trata esencialmente de segmentos de la movilidad de mercancías pesadas.

- En relación al tiempo de recarga, a excepción de casos puntuales donde el vehículo circula las 24h, en la mayoría de casos el usuario dispone de tiempo suficiente (6 - 8h).

Remarcar que no siempre es el vehículo el que se adapta a los requerimientos del perfil. Se identifican casos en los que modificaciones de los hábitos de movilidad hacen posible introducir vehículos eléctricos puros en segmentos a priori descartados (caso de una empresa de distribución urbana de paquetería).

 

2. La infraestructura de recarga:

La red de puntos de recarga no vinculados a un vehículo concreto (los ubicados en la vía pública, centros comerciales, etc.), es necesaria para la recarga de complemento, pero no suficiente para garantizar la entrada del cliente potencial al mercado. La capacidad para disponer de un punto de recarga vinculado al vehículo, no obstante, si es un elemento clave en la decisión de compra. Se hace necesario pues, favorecer la implantación de puntos de recarga vinculados, así como impulsar modelos de negocio para ofrecer este servicio a potenciales clientes que no dispongan de aparcamiento vinculado al vehículo.

La necesidad de punto de recarga vinculado puede dejar de ser una barrera en el caso de la motocicleta, a medida que aumente la densidad de energía por unidad de volumen de la batería. Este hecho posibilitaría extraerla y realizar la recarga en el domicilio particular, catalizando el crecimiento de este segmento.

Estación de carga.

 

3. La rentabilidad de la inversión a corto plazo 

El binomio coste – prestaciones se encuentra desequilibrado a favor del vehículo convencional. La comparativa de costes realizada para el turismo pone de relieve como en el caso más favorable (escenario de incremento anual del 15% en la gasolina) el umbral de rentabilidad del vehículo eléctrico se situaría en los 5 años y medio de vida.

No obstante, es previsible que este plazo se reduzca notablemente en los próximos años gracias a la disminución del coste de la batería, que actualmente supone alrededor del 30-40% del coste del vehículo. El avance tecnológico y la producción de series más largas contribuirán a equilibrar el binomio.

 

4. Las política de movilidad:

La implementación de políticas activas de movilidad a favor de este tipo de vehículos constituye un pilar básico en su impulso. Entre las acciones destacan las de discriminación positiva: la reducción - exención de impuestos sobre el vehículo eléctrico, tarifas reducidas en peajes, la gratuidad de aparcamiento o el permiso de paso en zonas de bajas emisiones.


Newsletter

¿Te interesa esta información? Suscríbete gratis a nuestro newsletter de FAQcar.com y mantente informado.